Evaluación de la Estrategia Nacional de Diabetes en Asturias. 2019

Publicado el 14/11/2019Categorías Evaluación, Epidemiología, Análisis de Salud, Diabetes

La diabetes mellitus es la cuarta causa de muerte prematura en mujeres y la octava en hombres y supone un importante deterioro de la calidad de vida de las personas que la padecen. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 20 muertes en el mundo es atribuible a la diabetes y esta proporción es de 1 de cada 10 en las personas entre 35 y 64 años de edad. Esta Organización indica que su prevalencia en 2014 era de 422 millones en el Mundo con un incremento del 400% desde 1980. En mayores de 18 años de edad su prevalencia ha aumentado del 4,7% en 1980 al 8,5% en 2014 siendo el incremento superior en países con rentas medias y bajas.

Además, es la primera causa de inclusión de pacientes en programas de tratamiento sustitutivo renal, así como de ceguera en adultos, en amputaciones no traumáticas de miembros inferiores y multiplica por 2-4 la posibilidad de cardiopatía isquémica y trombosis cerebral.

En Asturias, en el año 2009, la diabetes fue considerada la causa directa de 326 defunciones, de las que 105 fueron de hombres y 221 de mujeres. La tasa bruta de mortalidad fue de 350,4 en hombres y de 433,4 en mujeres. La tasa estandarizada mediante población europea de mortalidad por diabetes ha sido de 11,9 casos por cada 100.000 habitantes siendo en hombres de 10,7 y en mujeres de 12. Por edades las tasas más elevadas han sucedido en personas de 65 y más años (128,6) seguido de personas de 45-64 años de edad (6).

La prevalencia de la diabetes entre la población asturiana se ha elevado del 5,4% al 8,5% en menos de una década, concretamente desde 2008 hasta 2017, año en el que se llevó a cabo la IV Encuesta de Salud. La encuesta refleja que el 8,6% de los varones y el 8,4% de las mujeres dicen padecer esta patología. Los porcentajes aumentan con la edad, siendo en los mayores de 65 años, el 18,5% de la población.

Las cuencas mineras, presentan valores de prevalencia superiores al 8,5% en ambas áreas (Nalón y Caudal). Por su parte, las áreas más pobladas, que se corresponden con Oviedo y Gijón, tienen las prevalencias más bajas (inferiores al 7%).

En Asturias se estima que el coste que genera esta enfermedad oscila entre el 6,3% y el 7,4% del gasto sanitario público total, lo que supone unos 100 millones de euros al año.

Ocasiona un elevado número de ingresos y reingresos y eleva la duración de la estancia hospitalaria en las personas diabéticas.

Además del impacto citado sobre la salud y sobre la calidad de vida relacionada con la salud de los ciudadanos, se estima que el coste en 2002 por esta enfermedad ha supuesto entre el 6,3% y el 7,4% del gasto sanitario total.

Además del coste en tratamientos farmacológicos y material de autoanálisis, la diabetes se asocia a un mayor número de hospitalizaciones, una mayor tasa de reingresos y un aumento de la duración de la estancia hospitalaria. Son las hospitalizaciones las que representan un mayor coste en los diabéticos, seguido de los derivados del tratamiento farmacológico, exceptuando la insulina y antidiabéticos que ocupan el tercer lugar en cuanto al gasto relacionado con esta enfermedad.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que según la evidencia científica, el control de los factores cardiovasculares en los diabéticos tipo 2 puede disminuir en un 50% la aparición de complicaciones micro y macrovasculares, además de la mortalidad.

La diabetes limita las actividades de la vida diaria en el 19,1% de los varones y el 28,2% de las mujeres que la padecen, especialmente en el grupo de edad de 40 a 64 años, que ven mermadas sus capacidades en un 26,8%, y entre los mayores de 65, a quienes condiciona en el 25,6% de los casos.

Es importante señalar que con la promoción de estilos y hábitos de vida saludables, la actividad física y una dieta equilibrada, entre otros, se puede evitar un número elevado de casos de diabetes tipo 2.

El control de los factores cardiovasculares puede reducir hasta en un 50% la aparición de complicaciones micro y macrovasculares y también rebaja la mortalidad por todas las causas.

Para combatir la diabetes es preciso luchar contra la obesidad y el sedentarismo y dedicar, como mínimo, 30 minutos a practicar una actividad regular de intensidad moderada al menos cinco días a la semana. Además, es necesario seguir una dieta saludable, que incluya entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas, consumir regularmente legumbres y evitar azúcares y grasas saturadas.

Por todo lo anterior, el Ministerio de Sanidad y Consumo, de acuerdo con los planteamientos de la Organización Mundial de la Salud, propugna un enfoque integral que combine la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la diabetes. Además el control de factores de riesgo como la inactividad física, las dietas no equilibradas o el tabaquismo, son comunes para otras patologías como las cardiovasculares o el cáncer, por lo que requieren respuestas similares desde los servicios del Sistema Nacional de Salud.

En este contexto,  el Ministerio, en colaboración con la Comunidades Autónomas establece la Estrategia en Diabetes, evaluada en 2012 en Asturias, y revisada por el Ministerio de Sanidad en 2012. Constituye un texto de apoyo para la coordinación en todo el país de los planes o programas de prevención y promoción de la salud, medios de diagnóstico apropiados parar realizar una detección temprana de la enfermedad y tratamientos cada vez más eficaces frente a la diabetes.

La Estrategia en Diabetes del Sistema Nacional de Salud está referida a las siguientes áreas de intervención:

• Promoción de estilos de vida saludable y prevención primaria.

• Diagnóstico precoz

• Tratamiento y seguimiento.

• Abordaje de complicaciones y situaciones especiales.

• Formación, investigación e innovación.

• Sistemas de información y evaluación.

Resumen Evaluación de la Estrategia de Diabetes Mellitus

 

 

Atlas de diabetes mellitus en Asturias, 2016

Publicado el 16/11/2016Categorías Mapas, Indicadores, Cronicidad, Diabetes, Epidemiología, Publicaciones, Datos

Estudio realizado desde la Dirección General de Salud Pública coordinado por Mario Margolles.

Acceso al resumen del estudio
Acceso al documento completo

La diabetes mellitus es una enfermedad muy frecuente, especialmente en determinados tramos etarios que tiene un gran afectación sobre los afectados, en términos, de complicaciones, esperanza de vida, calidad de vida axial como de la necesidad de tener un tratamiento de por vida. Todos esos factores se pueden controlar o mitigar con un buen seguimiento de control metabólico que es capaz de reducir considerablemente las complicaciones y aumentar la supervivencia. A su vez, es importante señalar que con la promoción de estilos y hábitos de vida saludables, la actividad física y una dieta equilibrada, entre otros, se puede evitar la aparición de la diabetes mellitus en la mayoría de los afectados. Los mismos factores son un elemento fundamental para un buen control de la misma cuando ya ha aparecido. La actuación del Sistema sanitario, tanto asistencial (en sus ámbitos de Atención Primaria como hospitalaria) como de Salud Pública (promoción y prevención de la enfermedad) es fundamental para un problema de salud tan frecuente y que genera tanto impacto en los afectados y en la sociedad en su conjunto.