Día Mundial del Corazón

La Dirección General de Salud Pública se une a esta celebración y quiere transmitir a la ciudadanía asturiana que si bien las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte y el principal problema de salud pública en el mundo, hoy, estas enfermedades se pueden tratar, pero lo más importante, es que se pueden prevenir y el abordaje más eficaz y menos costoso es mantener un estilo de vida cardiosaludable que evite la presencia de patologías que favorezcan su aparición, como son la obesidad,la diabetes tipo II y el exceso de grasa en sangre (colesterol y triglicéridos), que endurecen, obstruyen y/o aumentan la presión sobre las arterias, aumentando la tensión arterial y el riesgo cardiovascular.”

Entorno urbano y salud cardiovascular

El lugar donde vives puede influir en la salud de tu corazón. El European Council Research ha otorgado una beca de investigación a un equipo multidisciplinar de la Universidad Alcalá de Henares, liderado por Manuel Franco, para estudiar la importancia de las características físicas y sociales de diferentes barrios de Madrid en la salud de sus habitantes.
Manuel Franco es epidemiólogo del CNIC y profesor asociado de la Johns Hopkins. La hipótesis de partida, como explicaba él mismo en un artículo publicado en El Mundo, es que “dentro del barrio o lugar de residencia, hay una serie de características que se relacionan directamente con conductas que repercuten en el riesgo cardiovascular, como el hábito de fumar, el tipo de alimentación, la actividad física o el consumo de alcohol”. El trabajo de Manuel Franco tratará de corroborar con una metodología epidemiológica precisa, y partiendo de estudios similares, en los que ya había colaborado en Estados Unidos, una de las premisas de la promoción de la salud: “lo importancia de generar entornos saludables para que las personas puedan tomar decisiones saludables”


El estudio describirá de forma minuciosa los entornos de noventa barrios de Madrid, la distribución de zonas verdes, tiendas de alimentación, puntos de venta de tabaco, espacios habilitados para realizar actividad física (paseo, bicicleta…). Esta foto de la “salud del barrio” se comparará con los datos epidemiológicos y la foto de la “salud de la gente del barrio”. Como afirma en dicha entrevista: “Si demostramos que tener buenas aceras importa o que vivir en un barrio con zonas verdes sí tiene un impacto en la salud cardiovascular, eso debería tener un reflejo en las políticas urbanísticas, sanitarias, etc.. Desde la salud pública mantenemos que la salud y la enfermedad no sólo depende de las decisiones individuales, sino que influyen las políticas públicas, la cultura, el entorno… y esta investigación quiere estudiar exactamente esa línea”
Para los proyectos, como el Observatorio de Salud en Asturias, que trabaja con esta orientación de la Salud Pública, la financiación de este tipo de investigaciones – en este caso con una dotación de un millón y medio de euros para cinco años- es un importante reconocimiento para destacar y profundizar en la importancia de los determinantes sociales y ambientales en la salud de las poblaciones.
Manuel Franco participó en el 2009 en un proceso formativo coordinado desde la Dirección General de Salud Pública sobre prevención, promoción de la salud y epidemiología social. Así mismo, tendremos la oportunidad de contar con su presencia en el próximo mes de noviembre en la formación de personal técnico de la Dirección General de Salud Pública de Asturias.