Poder: ¿la causa fundamental de inequidad en salud?

Publicado el 07/02/2018Categorías Metodología, Desigualdades en Salud, County Health Rankings, Universidad de Wisconsin, Datos, University of Wisconsin, Determinantes sociales de la salud

Artículo de Marjory Givens, David Kindig, Paula Tran Inzeo y Victoria Fau en el blog de Health Affairs.
Marjory Givens es Directora Adjunta del proyecto de los County Health Rankings & Roadmaps.

 

“Power: The Most Fundamental Cause of Health Inequity?, ” Health Affairs Blog,February 1, 2018.DOI: 10.1377/hblog20180129.731387
Acceso aquí
Traducción extraída de la entrada en el blog Salud Comunitaria

Tras las oleadas de mujeres denunciando el acoso sexual; el gerrymandering (manipulación de circunscripciones electorales) llegando a la Corte Suprema de EE. UU; la inacción en el control de armas frente a múltiples tiroteos masivos y los disturbios en torno a la eliminación de los monumentos confederados de la época de la Guerra Civil, hay una conciencia de que estos eventos han afectado la salud y el bienestar de nuestras comunidades. Los profesionales de la salud pública han reconocido los efectos de estos eventos y se han realizado esfuerzos impresionantes para movilizarse, como es el caso de Public Health Awakened: un grupo de profesionales de la salud pública que se organizan en pro de la salud, la equidad y la justicia. Sin embargo, se necesita más trabajo para construir y acelerar de manera efectiva este tipo de movimientos en el campo de la salud pública, incluido el replanteamiento de cómo definimos nuestro alcance profesional y la forma en que lo desarrollamos. ¿Cómo justificamos tomar medidas de salud pública para abordar estos hechos actuales y cómo determinamos sus vínculos con la salud de la población o la equidad en salud? En la actualidad, temas como el gerrymandering  y el movimiento #MeToo no caen dentro de nuestros marcos dominantes para los determinantes sociales de la salud, nuestros modelos lógicos para la investigación en salud pública o nuestros indicadores de salud comunitaria. Esto nos hace preguntarnos si podría faltar algo, algo que está más allá, más aguas arriba de los factores aguas arriba que ya sabemos que influencian en la salud, algo que debemos explorar para ampliar nuestra definición de lo que es importante para la salud. Y, lo que es más importante, lo que impulsa la equidad en la salud.

Ya en la década de 1980 fueron pioneros los marcos académicos que promovían la conversación sobre los determinantes sociales de la salud. Pero incluso aquellos académicos reconocieron que algo no se había captado del todo entre los reconocidos determinantes y recursos para la salud. Como lo expresaron Bruce Link y Jo Phelan: “Definimos recursos de una forma amplia para poder incluir el dinero, conocimiento, poder, prestigio y los tipos de recursos interpersonales incorporados en los conceptos de apoyo social y red social“. Las variables como el nivel socioeconómico, las redes sociales y la estigmatización, que valoran directamente estos recursos, se consideraron causas fundamentales del estado de salud. ¿Podría ser que estas causas fundamentales sean de hecho diferentes formas de poder que influyen a la sociedad desde una posición más ascendente?¿Y es posible que el poder pueda estar acompañado de otras fuerzas igualmente fundamentales que afectan a la salud que todavía tenemos que reconocer o conceptualizar?

Abordar los determinantes sociales de la salud, al menos en la forma en que se han conceptualizado y medido hasta la fecha, por sí solo no respaldará los esfuerzos de nuestra nación para alcanzar nuestro potencial de salud. Es hora de que académicos/as e intelectuales amplíemos los marcos conceptuales, investigaciones y métricas. Es hora de abordar el poder. Los acontecimientos recientes demuestran cómo el poder moviliza la acción cívica e influye en la toma de decisiones, lo que se eleva a la cima como prioridades en nuestra nación, y lo que es aceptable en nuestra cultura y sociedad.

El poder está intrínsecamente relacionado con afirmar la voluntad individual y colectiva. En palabras del Dr. Martin Luther King Jr .: “El poder es la capacidad de lograr un propósito. Que sea bueno o malo depende o no del propósito“. El propósito y los intereses de aquellos con poder (dinero, conocimiento o recursos interpersonales, por ejemplo) serán los más destacados en nuestro entorno político, social y económico.

Nuestro país está bien acostumbrado a ejercicios de poder y a las implicaciones de su desequilibrio. La esclavitud de los africanos en la América colonial y el internamiento de japoneses-americanos durante la Segunda Guerra Mundial son solo dos de muchos ejemplos. Lo que esta historia también demuestra es cómo un desequilibrio sostenido en el poder que beneficia consistentemente a unos sobre otros puede reforzarse en los sistemas y estructuras que afectan la toma de decisiones y la asignación de recursos. La dinámica resultante crea inequidades persistentes y evitables a través de las decisiones producidas, pero también a través de la oportunidad reforzada de acumular recursos, como dinero, conocimiento o influencia, que benefician a aquellos en posiciones de poder. En otras palabras, aquellos que carecen de poder experimentan inequidades en oportunidad y salud. Como dijo Anthony Iton en la serie documental Unatural Causes, “La pérdida de poder (powerlessness) nos está enfermando“.

El avance de la equidad, por lo tanto, requiere atención al poder (como un factor determinante) y el empoderamiento, o la construcción de poder (como un proceso). Hemos visto esfuerzos para construir y ejercer el poder para promover la equidad en los movimientos sociales de base que abordan los desequilibrios sostenidos, incluida la campaña por el sufragio femenino, que dio como resultado la 19ª Enmienda a la Constitución y el Movimiento por los Derechos Civiles. Y aunque se han logrado importantes políticas de promoción de la salud como la Ley de Cuidado de Salud Asequible, Medicare, Medicaid, Seguridad Social y Créditos Tributarios por Ingreso del Trabajo mediante el hábil uso del poder por parte de líderes de muchos sectores, también tenemos una idea de lo débiles que pueden ser las políticas cuando los sistemas y las estructuras para la toma de decisiones y la asignación de recursos no se modifican.

Del mismo modo que el trabajo académico amplió la apreciación de los determinantes sociales de la salud aportando perspectivas sobre el bienestar social y la economía, debemos hacerlo nuevamente para aumentar nuestra comprensión de los determinantes de la equidad en salud. Los campos de la epidemiología y la salud de la población deben unirse a la ciencia social y política. Y estos brain trusts deben basarse en las lecciones aprendidas de la organización y defensa de la comunidad. No somos los primeros en pedir colaboración de esta naturaleza, pero nos unimos al coro para expresar un sentido de urgencia.

El poder se ha entrelazado en todos los movimientos de equidad en salud en la comunidad de investigación y práctica de la salud pública. Pero, al igual que los términos equidad u oportunidad, parece amorfo. ¿Qué significa realmente este concepto de poder? ¿Y cómo podemos medirlo? Las respuestas a estas preguntas solo surgirán si podemos trabajar en todas las disciplinas y unirnos a quienes organizan comunidades por el bien de la justicia social. Los/as académicos/as y los/las intelectuales pueden hacer contribuciones significativas a quienes defienden la equidad en salud en primera línea, en parte fortaleciendo nuestras propias “líneas de frente” en el espacio académico. Podemos tomar medidas directas sobre las causas de las inequidades en salud traduciendo la evidencia a la práctica y la política. Podemos aparecer en apoyo de los movimientos de justicia social. Podemos cultivar relaciones significativas con los organizadores de la comunidad y los legisladores que aumenten la apreciación de la ciencia de la comunidad y restablezcan la credibilidad y la confianza en la investigación. Podemos cambiar la narrativa en torno a las cosas que conocemos, dar forma a la salud, aprovechar al máximo las palancas estratégicas y la influencia que los científicos pueden tener. Estas son todas las formas en que podemos usar el poder que tenemos para avanzar en la equidad de la salud.

Según el renombrado estadístico, Karl Pearson: “Lo que se mide mejora. Lo que se mide e informa mejora exponencialmente” Lo que se mide es importante. El poder importa. Es hora de desarrollar nuestra investigación, marcos conceptuales y métricas para apoyar el movimiento hacia la equidad en salud en todos los frentes, ya sea fortaleciendo el poder muscular cívico para las comunidades marginadas o empujando a aquellos que tienen poder para usarlo para el bien común (greater good).

JORNADAS Pobreza, exclusión social y educación II Fase

Publicado el 24/02/2017Categorías Desigualdades en Salud, Jornadas, Exclusión social

El próximo jueves, día 2 de marzo, dará comienzo la II Fase de las Jornadas Pobreza, exclusión social y educación, organizadas por el Grupo Eleuterio Quintanilla, Sección de Educación  del Ateneo Obrero de Gijón.

El Grupo Eleuterio Quintanilla (www.equitanilla.com), sección de educación del Ateneo Obrero de Gijón, ha acometido en el presente curso una investigación que lleva por nombre “Pobreza, Exclusión Social y Educación”. Nos hemos propuesto iluminar una realidad que permanece, con frecuencia, oculta pese a los datos proporcionados por diversos estudios que señalan la existencia de un 30 por ciento de los jóvenes menores de 18 años en situación de pobreza. El reciente informe de de la ONG Save the Children (febrero 2017) ha vuelto a poner de manifiesto el incremento de la pobreza y la desigualdad en nuestro país revelando que “un niño que nace en un hogar pobre está condenado de por vida a serlo” ante la carencia de políticas públicas de protección de la infancia. Conocer lo que está ocurriendo es imprescindible para diseñar medidas de atención a un sector social que carece de voz propia y sobre el que se ciernen las consecuencias de una crisis económica y unos planes de austeridad que empobrecen aún más a los sectores populares.

En la Primera Fase de este estudio nos centramos en conocer las investigaciones que proporcionan datos generales sobre la pobreza y su incidencia social. Asimismo, prestamos atención a los planes educativos desarrollados en los últimos años y a su trascendencia negativa en la infancia, particularmente la que vive en riesgo de exclusión.

En la Segunda Fase, que se desarrollará en el mes de marzo, pretendemos acercarnos al trabajo que realizan en nuestra ciudad las entidades sociales que han acometido la tarea de proteger a la infancia. Hay un rico tejido asociativo con incidencia en los barrios que viene, desde hace años, dando respuestas a necesidades de todo tipo: educativas, culturales, deportivas, sociales… Queremos hacer público su compromiso y conocer con detalle las actividades que protagonizan, las preocupaciones y demandas que plantean y, más particularmente, la relación entre este mundo asociativo y las redes educativas. El trabajo en red se nos ofrece como una posibilidad de multiplicar la incidencia de nuestro compromiso. Para ello convocamos tres actos con el objetivo de conocer esta realidad y analizar la posibilidad de colaboración entre los diversos protagonistas de la atención a los chicos y chicas.

Las Jornadas Pobreza, exclusión social y educación. II Fase, que tendrán lugar del 2 al 16 de marzo de 2017, se desarrollarán conforme al siguiente programa:

Jueves 2 de marzo (19H.30’) Ateneo Obrero de Gijón (Cl Covadonga, 7)

ENCUENTRO CON LAS ENTIDADES SOCIALES. Presentación de las entidades, actividades que desarrollan y principales demandas.

Jueves 9 de marzo (19H.30’) Ateneo Obrero de Gijón (Cl Covadonga, 7)

LAS POLÍTICAS DE ATENCIÓN A LA INFANCIA. Intervienen Carlos Becedoniz, Coordinador del Observatorio de la Infancia y la Adolescencia, y Anita García Viejo, Jefa del Departamento de Infancia de la Fundación Municipal de Servicios Sociales.

Jueves 16 de marzo (19H.30’) Ateneo Obrero de Gijón (Cl Covadonga, 7)

ENCUENTRO CON LAS ENTIDADES SOCIALES. La colaboración con los centros educativos: realidad y deseo.

Cartel Jornadas

Excluidas del Paraiso

Publicado el 08/02/2017Categorías Cine, Desigualdades en Salud, Mujer, Igualdad, Determinantes sociales de la salud

El Ateneo Obrero trae a Villaviciosa el largometraje “Excluidas del paraíso” dirigido por la periodista Esther Pérez de Eulate. Una obra  que está logrando un gran reconocimiento, a nivel nacional e internacional, al reflejar algunas de las formas de opresión del sistema patriarcal que persisten en la Sociedad española.

“Excluidas del paraíso” pretende, en sus 76 minutos de duración, responder con  humor y creatividad, a la pregunta de  ¿qué mecanismos reproducen y perpetúan el patriarcado?. Para ello, además de entrevistas, recopila una serie de  imágenes que difunden los  medios de comunicación y que contribuyen a reafirmar este modelo patriarcal.

La proyección, que  tendrá lugar el viernes, 10 de febrero, a las 19:30 horas en el Teatro Riera, contará con la asistencia de Paula Fuente La Torre, guionista del largometraje.

Proyección del largometraje “ Excluidas del paraíso”

Día: 10 de Febrero

Hora: 19:30 horas

Lugar: Teatro Riera (Villaviciosa)

Herramienta para valorar la equidad en intervenciones comunitarias

Publicado el 25/11/2016Categorías Desigualdades en Salud, Equidad

Sigue disponible en la página web del Observatorio de Salud la herramienta para evaluar la equidad en  intervenciones comunitarias.

La herramienta original está basada en el trabajo desarrollado en el 2014 desde el Gobierno del País Vasco (Aldasoro et al, 2014) con la elaboración de una Herramienta de cribado para la Evaluación del Impacto en Salud de las políticas públicas sectoriales.

Posteriormente esta herramienta del Gobierno Vasco se adaptó en Asturias para la evaluación de programas y proyectos de salud vinculado a la Estrategia Personas Sanas, Poblaciones Sanas de la Consejería de Sanidad de Asturias (por Henar Crespo, Ana Fernández, Oscar Suárez y Marcial Argüelles). Finalmente la versión reducida disponible online ha sido adaptada por Carlos Sobrino con la colaboración del personal de la Dirección General de Salud Pública.

¿Qué va a evaluar la herramienta?

Es una herramienta de evaluación de equidad, que se centra en la valoración de ocho ejes de desigualdad social, con un impacto en salud respaldado por un cuerpo de evidencia sólido (3–7). Estos ejes de desigualdad no son independientes entre sí, aunque se analicen de forma separada. Así pues, dentro de un grupo social siempre encontraremos personas atravesadas por varios ejes a la vez. A esto es a lo que se denomina interseccionalidad. Resulta fundamental tenerlo en cuenta a la hora de realizar la evaluación e interpretar sus resultados.

¿A quién está dirigida esta herramienta?

Proponemos esta herramienta de evaluación para su uso técnico en proyectos e intervenciones comunitarias.

¿Cómo se utiliza esta herramienta?

La evaluación debe ser hecha por una persona o grupo conocedor del desarrollo del proyecto o intervención que se está evaluando. Se trata de una evaluación cuantitativa de cada uno de los ocho ejes de desigualdad propuestos de acuerdo a una escala numérica del 0 al 5. La evaluación se realiza a tres niveles diferentes del proyecto o intervención que valora: grupo de trabajo, diagnóstico y actuación.

¿Cómo se mide el resultado de la evaluación?

El objetivo de esta evaluación es doble. Por una parte reflejar el grado de inclusión de los diferentes ejes de desigualdad dentro del grupo de trabajo (es decir, en qué medida se están teniendo en cuenta). Por otro, valorar la coherencia entre los tres niveles evaluados con respecto a cada uno de los ejes. El resultado de la evaluación se representa gráficanuméricamente.

¿Para qué utilizar la herramienta?

A pesar de introducir indicadores numéricos, la evaluación no se propone como una medida absoluta, sino como una herramienta que sirva como orientación para quienes desarrollan un proyecto o intervención. No creemos que el objetivo de la herramienta sea señalar las carencias de un proyecto o de una intervención. Por el contrario, la proponemos como un modo ágil y sencillo de conocer en qué direcciones se está trabajando y si se hace de un modo coherente. Además, la evaluación puede ser útil para descubrir otras dimensiones de equidad que podrían no haberse tenido en cuenta antes.

Violencia machista y salud pública

Publicado el 25/11/2015Categorías Desigualdades en Salud, Mujer, Determinantes sociales de la salud, Violencia de género, Violencia, Género

Reseñamos un texto publicado en el blog Médico Crítico en agosto de este año sobre la violencia de género y la importancia de su consideración como un problema de salud pública.

“La violencia de género no solamente es un problema de salud pública por la agregación de casos individuales y su alta prevalencia; lo es también porque los determinantes más proximales y distales que influyen en el estado de salud de las mujeres se ven impregnados de una estructura que agrede a las mujeres (desde los condicionantes laborales, las relaciones de poder, la estructura socio-familiar o, incluso, la asistencia clínica). Por ello hay que trascender la visión ligada a la carga de enfermedad (que no es más que una visión utilitarista centrada en la agregación de casos individuales) y plantear un marco de actuación mucho más amplio, en el que la salud pública haga cierto aquello de la salud en todas las políticas”

En el texto se referencia una editorial publicada en el Journal Epidemiology and Community Health. sobre la importancia de considerar la violencia machista como un problema de salud global y de salud pública.


I Encuesta de Salud Infantil en Comunidad Gitana. Asturias 2014

Publicado el 09/07/2015Categorías Desigualdades en Salud, Análisis de Salud, Salud Infantil, Infancia, Determinantes sociales de la salud

Se acaban de publicar los resultados principales de la I Encuesta de Salud Infantil en Comunidad Gitana,  Asturias 2014. Se trata de un estudio pionero en España tanto por la temática abordada como por el trabajo comunitario que transformó un proceso académico en una herramienta de participación comunitaria en salud. Los resultados son un análisis cuantitativo de salud, hábitos de vida y frecuentación de servicios sanitarios por parte de niños y niñas gitanas con perspectiva de equidad y de determinantes de la salud y un proceso en el que la comunidad gitana es protagonista en todo el momento.
I Encuesta de Salud Infantil en Comunidad Gitana. Asturias 2014

¿Cómo identificar impactos en los Determinantes Sociales de las Desigualdades en Salud?

Publicado el 01/09/2014Categorías Desigualdades en Salud, Determinantes sociales de la salud

Aldasoro Elena, Bacigalupe Amaia, Calderón Carlos, Esnaola Santiago, Sanz Elvira
Herramienta de cribado para la Evaluación del Impacto en Salud de las políticas públicas sectoriales.
Vitoria-Gasteiz: Departamento de Salud del Gobierno Vasco, 2014.
Disponible en: http://www.osakidetza.euskadi.net/contenidos/informacion/osagin/es_profesio/adjuntos/cribado.pdf

Se trata de una herramienta para “identificar los impactos de los Determinantes Sociales de las Desigualdades en Salud y para  para su aplicación en la Evaluación de Impacto en Salud (EIS) y en otras actuaciones de ámbito autonómico, local y comunitario”. Es un checklist validado por el Departamento de Salud del Gobierno Vasco “mediante la aplicación a 14 políticas públicas autonómicas y un estudio cualitativo para conocer la percepción de los y las profesionales responsables de los sectores sobre la herramienta y el proceso”.
La herramienta está publicada en la página de Osagin (Salud Poblacional) y se puede acceder a través del siguiente enlace. En la misma página está disponible más información y documentación sobre la Evaluación de Impacto en Salud y Salud en todas las Políticas.

EIS

Longer lives: visualizando la mortalidad prematura en Inglaterra

Publicado el 03/07/2013Categorías Metodología, Epidemiología, Desigualdades en Salud, Análisis de Salud, Visualización de datos, Open data, Mapas, Determinantes sociales de la salud, Inglaterra

Longer lives es un proyecto desarrollado por el Public Health England del Gobierno Británico. Su punto de partida es similar a otros proyectos de visualización de datos en zonas geográficas:  Un niño nacido hoy en día en Inglaterra tiene la esperanza de vivir una vida más larga y saludable que la la de muchos niños nacidos antes en el país. De todas formas uno de cada tres niños morirá antes de cumplir los 75 años.  Uno de los factores que influyen en esta mortalidad prematura es el lugar donde se vive (y las condiciones de vida en dicho lugar: dónde vive y cómo vive). Es decir, repiten el famoso aforismo de la Robert Wood Johnson Foundation pero con otras palabras: “Because, even in England in 2013, how long we live depends greatly on where we live”.
La orientación del proyecto es muy similar a algunos de los principios básicos de los County Health Rankings o del Observatorio de Salud en Asturias: divulgar y simplificar la visualización de información epidemiológica y generar un sistema de benchmarking de indicadores que movilice a la acción
La visualización de la  información territorial sobre mortalidad prematura de diferentes temas (mortalidad prematura total, en cáncer, cardiovascular, enfermedad pulmonar y enfermedad hepática) se realiza a través de mapas. En dichos mapas la información de los indicadores de mortalidad se representa en cuartiles coloreados (zonas con peores y mejores resultados y zonas por debajo o por encima de la media). Así mismo se presenta un mapa con información geográfica sobre deprivación económica

Overall mortality

Al clickar en cada una de las regiones/comarcas aparece una ficha con información resumida para dicha zona donde se puede acceder a información más detallada de esa zona y a recomendaciones generales sobre cómo reducir la mortalidad prematura para cada uno de los problemas de salud (y acceso a enlaces de recomendaciones del NICE).

synopsis

La página también consta además de un acceso a un ranking detallado sobre la mortalidad prematura y de un acceso a un foro abierto de debate y opinión.

National rankings

Desigualdades en la utilización de las tecnologías de la información

Publicado el 30/04/2013Categorías Desigualdades en Salud

La utilización de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) por parte de la población tiene una especial relevancia en nuestra sociedad.

Desde la perspectiva de la salud y de la información en salud, las TIC pueden constituir una herramienta significativa para el acceso a búsqueda y recursos informativos en salud.

Pero también desde la perspectiva de la equidad en salud, es necesario conocer si existe desigualdad en el acceso y utilización de las TIC.

Más información: Boletín 12: Desigualdades en la utilización de las tecnologías de la información